La solución a los excesos navideños

Superverd -

Para muchas personas, la Navidad es una festividad muy especial. Nos encanta juntarnos con nuestros amigos y familiares alrededor de una mesa y comer… ¡Comer! Como si todos los días fueran 31 de diciembre y no simplemente se acabará el año, sino la vida. Pero, nada más lejos de la realidad. Tras la Navidad y el fin de año, llega enero y sus cuestas. La primera cuesta es la económica y la segunda, la que tenemos que subir para ir al gimnasio por todos los excesos cometidos durante estas fechas. 

En Navidad no se escatima en nada. Ni para regalar ni para organizar los menús. Sin embargo, la mayoría de las veces estas comidas suelen ser excesivamente calóricas y muy copiosas. Esto hace que nuestras digestiones sean, como mínimo, complicadas. Además de esto, no es que comamos mucho es que no dejamos de comer. La ‘bandeja de polvorones y turrones’ que está en todas las casas es una buena metáfora de ello; estamos continuamente picando. Por eso, a continuación, os recordamos algunas de las frutas y verduras que pueden contribuir a depurar nuestro organismo: 

Alcachofas, espárragos y peras

Los alimentos que estimulan el hígado, los riñones y los intestinos son aquellos vegetales con un ligero sabor amargo, como las alcachofas, el apio o el espárrago. También las frutas como la manzana o la pera activan la acción depurativa del riñón; por esa razón resultan tan beneficiosas. 

La fibra: gran amiga de los hinchazones

Tras comidas muy copiosas el vientre acostumbra a estar más hinchado de lo habitual, y los alimentos ricos en fibra son lo que te ayudarán a evacuar y aliviar el vientre hinchado. Si a la compota de manzana le añadimos un chorro de limón, canela y frutos secos, la ingesta de fibra se verá multiplicada. Además de estos alimentos, los higos, la zanahoria, el brócoli o el tomate también darán el aporte de fibra necesario para reducir las hinchazones y ayudarnos con la digestión. 

Pon atención a tus desayunos 

Comenzar el día con energía es prestar atención a nuestra primera ingesta. Para ello, debemos olvidarnos completamente de la bollería industrial o bebidas extremadamente calóricas. Incluir en nuestro desayuno fruta, fibra y proteína es fundamental. Podemos lograrlo mediante cereales integrales, bebidas vegetales e incorporando alguna pieza de fruta.  

Boldo y cardo mariano

El boldo y el cardo mariano son plantas muy beneficiosas para ayudarte a facilitar la digestión. El boldo contribuye a que la función hepática sea normal, cuidando el hígado frente a los excesos navideños. De hecho, es ideal para aquellas personas con problemas de gases o vientre hinchado. Esta planta se puede tomar en infusión o en cápsulas. 

El cardo mariano, por su parte, es conocida como la planta del hígado. Su fruto cuenta con varios principios activos como la silibina, silicristina y silidianina, que se han reconocido como hepatoprotector. Tanto es así que la Organización Mundial de la Salud recomienda su uso para prevenir y tratar el daño hepático provocado por tóxicos, como el alcohol, medicamentos o diferentes toxinas. 

Durante las Navidades es complicado resistirse a los manjares; sin embargo, resulta necesario para nuestra salud tomar conciencia, no sólo de lo que nos alimenta y es apetitoso al gusto, sino también de lo que nos nutre. Para empezar el año con una salud de hierro, ¡pásate por Superverd y descubre nuestros productos más frescos y de temporada!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *