¿Qué comen en Navidad nuestros vecinos?

Superverd -

Hay tradiciones que difícilmente cambiará una pandemia; nos referimos a las comidas y cenas de Navidad. Este año, la forma, las horas o el número de familiares que podrán unirse en una misma casa seguirán siendo una incógnita hasta mediados de diciembre.

Sin embargo, en estos momentos de incertidumbre, si buscamos, podemos encontrar certezas. Aquello que nos ancla a la tradición de celebrar unas fiestas tan especiales como la Navidad, es la especial atención que le ponemos a las comidas durante esos días. 

A lo largo y ancho del territorio estatal, gozamos desde los tradicionales “galets” de Navidad en Catalunya, hasta la ‘sopa de pescado’ en el País Vasco, pasando por el ‘capón relleno’ en Castilla y León. Pero ¿qué elementos componen las mesas de navidad a lo largo y ancho del estado? Elegimos 5 comunidades donde la verdura y la fruta cobran un papel especial en Navidad:  

Catalunya: carn d’olla y sopa de galets de Navidad

En primer lugar, empezaremos por contar lo que comemos en las mesas de nuestras casas. En Catalunya “l’escudella i la carn d’olla” y una buena “sopa de galets” son un must. Para hacer el caldo de un plato tan sabroso como este, no deben faltar las siguientes verduras: col blanca, zanahorias, nabo, puerro, cebolla, troncos de apio y patatas. De postre, encontraremos los clásicos turrones de Agramunt o las neulas, que bañadas con un buen cava del Penedès son un clásico punto final. 

Aragón: borrajas con bechamel

En las mesas mañas el cardo o las borrajas con bechamel son platos que no pueden faltar. Esta verdura, contiene mucha fibra y ayuda a digerir el resto de la comida. El asado de ternasco o el bacalao ajoarriero también son platos autóctonos. Y de postre, frutas confitadas uno de los clásicos de las mesas aragonesas. Pueden ser desde manzana, pera, melocotón, albaricoque, cereza, higo, ciruela o naranja. 

Galicia: coliflor con bacalao

A los gallegos el pulpo y el marisco es complicado quitárselo de las mesas, pero existe un plato aún más tradicional, que es la coliflor con bacalao. El lacón con grelos, que ya está extendido en la cultura popular como plato típico gallego, también es común en estas fechas. Este último está formado por grelos (que son los tallos tiernos que aparecen en la planta del nabo justo antes de su floración), patatas y lacón. Eso sí, siempre acompañado de un buen Albariño, un Ribeiro o un buen vino de la Ribera Sacra.

País Vasco: berza

En las mesas de nuestros vecinos los vascos, uno de los platos estrella es la sopa de pescado. Para la elaboración de esta sopa, cada maestrillo tiene su librillo, pero existe un gran secreto en la base de este exquisito caldo que es el “pan sopako”. Este pan se encuentra en las panaderías vascas y está pensado especialmente para las sopas; su objetivo, espesar los caldos. Para la base de la sopa se pueden utilizar las siguientes verduras: cebolla, zanahoria, pimiento choricero o perejil y una buena remesa de pescados al gusto y bolsillo del consumidor. De postre, la “goxua” (que traducido significa rico) o la “intxaursaltsa”, una crema de nueces típica de la parte guipuzcoana hecha a base de nueces y leche, son el cúlmen de estas fiestas. 

Madrid: asado con lombarda 

En Madrid, lo más común es un buen asado, sin embargo, los madrileños siempre acompañan estos platos con col lombarda, ensalada de escarola y granada. Tanto hortalizas como frutas, muy particulares de la temporada. 

La disparidad tanto de comidas como de tradiciones que recorren el estado es inmensa y rica. Para estas Navidades ¿tienes pensado lo que cocinarás? Te recomendamos que eches un vistazo a nuestras propuestas gastronómicas para ir abriendo boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *