Tarta de queso con fresas sin horno

Tarta de queso con fresas, sin horno.

Estamos en plena temporada de fresa o fresón que se alargará hasta finales de junio.
La fresa o fresón nos cautiva por su color rojo brillante tan característico, su sabor dulce con un pequeño toque ácido y su pulpa aromática y carnosa.
Principalmente, durante su temporada encontramos las que se cultivan en Huelva, que se caracterizan por tener un tamaño más grande, muy carnosas y resistentes. Por otro lado, tenemos las que se cultivan aquí, en el Maresme, de un tamaño más pequeño, delicada y excepcionalmente dulce.
Además de ser una de las frutas que más gusta, la fresa o fresón, nos aporta vitaminas, minerales y grandes beneficios para nuestro organismo.
Os dejamos una receta que se hará irresistible para los más golosos y apasionados de las fresas o fresones. Tarta de queso con fresas sin horno! Una delicia!
Tiempo de preparación 20 min
Tiempo de cocción 7 h 15 min
Tiempo total 7 h 35 min
Plato Postres
Raciones 4 personas

Equipment

  • Molde desmontable cilíndrico de 14cm de diámetro y 6 cm de altura

Ingredientes
  

Ingredientes para la base:

  • 75 g de galletas tipo "Digestive" (5u)
  • 25 g mantequilla

Ingredientes para la cobertura:

  • 150 g fresas (6u)
  • 30 g de azúcar
  • 1 poco de zumo de limón
  • 1,5 hojas de gelatina (3g)

Ingredientes para el relleno:

  • 2 hojas de gelatina (4g)
  • 60 g fresas (3u)
  • 150 g queso crema
  • 30 g de azúcar
  • 100 ml de nata para montar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Elaboración paso a paso
 

Preparamos la base:

  • Cogemos el vaso de la picadora y le añadimos las galletas troceadas, en un recipiente ponemos la mantequilla y la calentamos en el microondas a máxima potencia durante 20 segundos, una vez deshecha lo añadimos al vaso de la picadora y lo trituramos todo junto hasta obtener un polvo húmedo y homogéneo.
  • Tomamos el molde y lo desmontamos, cogemos la base y lo cubrimos con papel vegetal, cogemos la parte superior del molde y la ajustamos a la base haciendo que el papel vegetal quede cogido. Así la base de la tarta no se quedará pegada al molde.
  • Ponemos la masa de las galletas en la base del molde, prensamos con una espátula o un vaso, procurando que quede todo bien aplanado y al mismo nivel. Cortamos laminas de fresas y las ponemos en las paredes del molde. Dejamos el molde unos 15min en la nevera para que coja fuerza la masa.

Preparamos el relleno:

  • En un recipiente con agua dejamos en remojo unos 5 minutos 2 hojas de gelatina para que se hidraten.
  • Tomamos 3 fresas y las trituramos con una batidora, reservamos el puré. Cogemos un bol añadimos el queso crema y 15g de azúcar, lo calentamos en el microondas a máxima potencia durante 1 minuto, se mezcla todo con una espátula y le añadimos la gelatina bien escurrida, veremos que la gelatina se deshace y crea una masa homogénea, a continuación añadimos el puré de fresas y una cucharilla de esencia de vainilla.
  • En otro bol le añadimos los 100ml de nata para montar, lo batimos y cuando empiece a montarse le añadimos 15g de azúcar, seguimos montando hasta que quede una textura espesa. Le vamos añadiendo poco a poco la mezcla de fresas y queso crema, sin dejar de batir. Una vez todo mezclado cogemos el molde de la nevera y le vertemos la mezcla. Y lo dejamos reposar mínimo una hora en el frigorífico, para que la masa coja consistencia.

Preparamos la cobertura:

  • Una vez haya pasado una hora. Preparamos la mermelada natural para poner en la superficie del pastel. Cogemos las 6 fresas y las hacemos puré, le añadimos 30g de azúcar y un chorrito de zumo de limón. En un recipiente para microondas ponemos el puré de fresa y calentamos durante 4 min a máxima potencia, si vemos que la mezcla se derrama paramos y lo seguimos calentando. Dejar reposar.
  • En un recipiente con agua dejamos en remojo una hoja y media de gelatina durante 5 min para hidratarse. Una vez hidratada la escurrimos bien y la añadimos al puré de fresas, lo mezclamos y veremos que se deshace.
  • Cogemos el molde de la nevera y le añadimos todo el líquido encima la masa y lo dejamos en la nevera al menos 6h, mejor de un día para otro.

Toque final y presentación:

  • Ahora hay que desmoldar el pastel, con mucho cuidado. Servir en un plato y lo podemos decorar con una fresa abierta encima. Y listo para celebrar un día especial, con un postre ligero y con un aroma a fresa buenísimo! Repetirás!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Star Rating